Expositor
Cofrade Solidario
Zona Hermanos
Grupo Joven Los Castillitos

Disminuir  Aumentar
Año 2001: Programa Cofrades Solidarios I

       Es de todos conocidos que el origen de muchas cofradías actuales se remonta a momentos difíciles en los que las comunidades cristianas, muchas de ellas unidas bajo el fervor de una misma advocación, se unían en grupos solidarios que compartían afanes, trabajos, y en muchas ocasiones sus propios bienes, dentro de una auténtica fraternidad cristiana, de aquí la palabra con-frate, de la que deriva la actual cofrade, que con gran ligereza pronunciamos a veces.

       Con el paso de los tiempos y las mejoras sociales y calidad de vida, la inmensa mayoría de los cófrades no precisa la ayuda directa de este tipo de instituciones para solventar sus más inmediatas necesidades materiales, o al menos eso pensamos, ya que no tenemos tiempo para buscarlas. Instalados en el estado del bienestar, sólo nos acordamos de ser solidarios cuando se acercan ciertas fechas o nos sentimos bombardeados por la propaganda televisiva, acerca de alguna catástrofe natural, casi siempre lejos, muy lejos. Un pequeño donativo en esas ocasiones es un eficaz detergente para lavar nuestra conciencia.

       Pero los problemas están aquí, mucho más cerca. El dolor y la manipulación están a la vuelta de la esquina, instalados entre nuestra sociedad acomodada. Por ello entendemos que nuestra Cofradía, que ya ha recorrido casi un siglo de existencia y, gracias a la entrega de sus ejemplares cófrades, ha cubierto una buena parte de sus necesidades materiales, debe volver la vista a la sociedad que nos rodea y enfrentarse a una serie de retos que no se encuentran en alejados países tropicales. Tratamos de recuperar el espíritu asistencial y caritativo de nuestros antecesores con la ayuda directa a instituciones y colectivos que se significan por su trabajo a favor de los más necesitados entre los necesitados.

       En este sentido, para empezar, nada mejor que tratar de ayudar a las Hermanas de Jesús Nazareno, en su noble esfuerzo por sacar adelante el “Centro de Acogida a transeúntes Padre Cristóbal de Santa Catalina”, con las cuales nos encontramos fraternalmente unidas desde el comienzo de la cofradía, ya que su titular: “Nuestro Padre Jesús Nazareno”, fue traído precisamente a Mérida por los Hermanos de Jesús Nazareno, para presidir la sala capitular de su Convento-Hospital.

       El Programa Cófrades Solidarios trata de ser una auténtica cadena de solidaridad, en ella los participantes tratamos de solventar mensualmente las necesidades que nos reclaman las Hermanas del Centro de Acogida, de una forma ordenada para ser eficaz. Nunca recaudamos dinero, sino alimentos u objetos de primera necesidad, que debe comprar cada cófrade, porque es bueno compartir, y porque es una buena manera de darnos cuenta cuan poco nos cuesta ser solidarios.

       No somos muchos, pero sí cada vez más, y muchos pequeños granos van haciendo un montón, pero en la medida en que nuestro compromiso aumente, podremos sentirnos más cófrades, más solidarios y más seguros de cumplir con nuestro compromiso de cristianos y con el espíritu que animó a nuestros antecesores, pero sobre todo más al recordar aquello de que “…lo que hagáis a uno de éstos, me lo hacéis a mí…”.

       Seamos cofrades, seamos solidarios, cuesta poco.

Agustín Velázquez Jiménez

Hermano Mayor

Año 2011: Programa Cofrades Solidarios II

       Estimados cofrades:

       Como ya suponíamos la crisis está aquí y se presupone que será larga, y como siempre, ataca de manera inmisericorde a todos, especialmente a los más desfavorecidos, y las instituciones que con valor ejemplar se aplican en paliar estos efectos adversos, se ven desbordadas en su lucha heroica contra la marginación, la pobreza y contra la aparición de una nueva lacra: la de los “pobres vergonzantes”. Como Cofrades, debemos redoblar nuestros esfuerzos para ayudar en estos momentos de crisis. Nosotros, los que aún tenemos suerte de no sufrir de manera acuciante estos efectos, podemos, por muy poco, contribuir de manera positiva a paliar estas lacras y ser Solidarios, como lo fueron nuestros antecesores cuando fundaron las primeras cofradías, llamadas en buena manera a paliar las carencias cuando faltaban varios siglos para alumbrar el “El Estado del Bienestar”. Podemos, y debemos, hacer algo, ya que además nos costará muy poco, por ello os proponemos entrar en una cadena solidaria (Programa Cofrades Solidarios II), en ella, mediante una pequeña aportación mensual (3 €), podemos ayudar a solventar necesidades básicas del Centro de Acogida “Padre Cristóbal de Santa Catalina”, y otras instituciones similares regentadas por Cáritas. Vuestra participación, que será domiciliada a través de una cuenta bancaria, será únicamente destinada a estos fines, y será interrumpida en el momento en el que vosotros libremente decidáis. En contraprestación, recibiréis trimestralmente cumplida cuenta del destino de vuestros fondos, que, de ninguna manera se dedicarán a otro fin que el propuesto.

       Ánimo, ayudando nos ayudamos. Y, muchos pocos, hacen mucho. Ser solidario, cuesta poco y es gratificante. Al final, alguien nos lo agradecerá diciendo: “Tuve hambre y me diste de comer…”.

       Seamos cofrades, seamos solidarios, cuesta poco.

Agustín Velázquez Jiménez

Hermano Mayor

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información